Clostridium tetani

Qué es el Clostridium tetani

Clostridium_tetani_01

El Clostridium tetani es el agente causador del tétanos, que en su forma clásica, es consecuencia de herida en la piel provocada por un objeto oxidado, pero que puede seguir a un trauma de la piel causado por cualquier objeto contaminado con esporas de esta bacteria.

Integrados en el Filo de los Firmicutes del reino Monera, estos microorganismos del Género Clostridium pertenecen a la Familia Clostridiaceae, de la orden Clostridiales, de la Clase Clostridia. Son organismos anaerobios y flagelados que reaccionan positivamente a la coloración de Gram.

Las esporas de Clostridium tetani son comúnmente encontradas en el suelo y en las heces de animales, estas esporas contaminan la herida y pueden germinar, mientras que haya un ambiente anaerobio localizado, tal y como un tejido necrótico. A partir de este punto, reunidas las condiciones para la proliferación de esta bacteria, el Clostridium tetani libera exotoxinas. Las toxinas producidas por este Clostridium son denominadas tetanospasmina. Esta toxina provoca una contracción sostenida de los músculos esqueléticos, designada tetania.

El tétanos ocurre cuando la toxina tetánica es absorbida en la unión neuromuscular, placa terminal, y es transportada para el sistema nervioso central. Existen toxinas que actúan en las interneuronas inhibidoras de la célula de Renshaw, impidiendo la liberación de ácido aminoburítico y de glicina, que son los neurotransmisores inhibidores. Esta inhibición de las interneuronas inhibidoras permite que las neuronas motoras envíen una alta frecuencia de impulsos a las células musculares, lo que resulta en una contracción tetánica sostenida.

Clínicamente, el enfermo con tétanos presenta graves espasmos musculares, especialmente en los músculos de la mandíbula. Esta condición es designada trismo. El paciente exhibe también una expresión sonriente, llamada risa sardónica, provocada por el espasmo de los músculos faciales. Una vez alcanzada esta fase, la enfermedad presenta un elevado índice de mortalidad.

Debido a esta elevada mortalidad asociada al tétanos, la inmunización profiláctica con toxina inactivada con formalina es administrada cada diez años en Portugal. Esta dosis de refuerzo sirve para regenerar los anticuerpos circulantes en el cuerpo contra la toxina del tétanos. Estos anticuerpos son generados a través de inmunizaciones realizadas en la infancia. Esta vacunación protege contra el tétanos y también contra la difteria. Esta protección sólo dura diez años.

Pueden existir varios casos clínicos de pacientes con heridas en la piel:

  • Pacientes inmunizados en la infancia y que reciben refuerzos periódicos, pero cuyo último refuerzo fue administrado hace más de diez años. Estos pacientes reciben otra dosis de refuerzo;
  • Pacientes que nunca fueron inmunizados. En estos casos además del refuerzo, van a necesitar anticuerpos preformados para la toxina del tétanos llamados inmunoglobulinas tetánicas humanas;
  • Pacientes que ya están infectados con tétanos. Es fundamental en estos casos depurar la toxina y la contaminación bacteriana.
1346 Visualizações 2 Total
1346 Visualizações

A Knoow é uma enciclopédia colaborativa e em permamente adaptação e melhoria. Se detetou alguma falha em algum dos nossos verbetes, pedimos que nos informe para o mail geral@knoow.net para que possamos verificar. Ajude-nos a melhorar.