Estrés hídrico

Concepto de estrés hídrico

Estrés hídrico (Biología) corresponde al estrés provocado, en la planta, la inexistencia de agua suficiente que permita a la planta absorberla y así sustituir a aquella que perdió debido a la transpiración. Como consecuencia de este estrés, las plantas pueden dejar de crecer, acabando por morir, si los niveles de agua no vuelven a ser los necesarios para la supervivencia de ésta.

Como en cualquier ser vivo el agua es de extrema importancia para la supervivencia de las plantas, como tal puede afectar al desarrollo de la planta en las diferentes fases en que la planta se encuentra. Por ejemplo, la ausencia de agua en la fase de germinación puede llevar al atraso en el desarrollo o incluso impedir que la semilla se desarrolle parcial o totalmente.

Cada especie posee un valor límite para la cantidad de agua que necesita para sobrevivir, por debajo de este valor ya no consigue germinar, ni realizar procesos esenciales para su supervivencia. Las consecuencias del estrés hídrico varían según las especies, por ejemplo, una especie xerófita no reaccionará de la misma forma que una especie hidrófita, pues la primera tiene una mayor capacidad para soportar la falta de agua.

El estrés hídrico es un factor que va a influir en la planta de forma negativa. Si la causa del estrés fuera permanente, este estrés puede llevar a la muerte de la planta, si la fuente del estrés fuera retirada rápidamente es posible que la planta se recupere y sobreviva. Dependiendo de la rapidez con que se elimina la fuente de estrés es posible que la planta presente otros síntomas, como el cambio del color de la hoja o incluso la caída de la hoja.

La ausencia de agua en el suelo crea el estrés hídrico que lleva, por ejemplo, a la muerte de la planta, esta ausencia puede ser causada por la baja pluviosidad que impide el mantenimiento de las reservas hídricas presentes en el subsuelo, siendo que esas reservas son aquellas que normalmente proporcionan a la planta el agua que ésta necesita.

De una forma muy simple, el estrés hídrico corresponde al desequilibrio entre la entrada de agua en la planta, por las raíces, y la salida de agua de la planta debido a la transpiración. Cuando el agua que entra en la planta no es en cantidad superior o igual a aquella que fue perdida, la planta entra entonces en estrés hídrico. Este déficit puede ocurrir por un pequeño periodo de tiempo, siendo después respuesta el agua necesaria para la planta, o entonces puede ser un déficit que se mantiene por un periodo de tiempo demasiado largo, lo que llevará a la destrucción de la planta.

El periodo más crítico para la ocurrencia del estrés hídrico ocurre durante la reproducción, siendo esta fase de las más importantes para la supervivencia de la especie, el estrés viene a perjudicar la producción de las células reproductoras, disminuyendo así las capacidades de la planta para reproducirse y consecuentemente impidiendo la continuidad de la especie en el medio ambiente.

El cierre de los estomas debido a un estrés hídrico provocado por el prolongamiento de las condiciones desfavorables, impide la comunicación de la planta con el medio, lo que puede llevar a  su muerte. Si las condiciones desfavorables fueron revertidas, los estomas vuelven a abrir y su funcionamiento vuelve a la normalidad, si las condiciones a pesar de revertidas, no lo hubieran sido rápidamente, la planta acaba por perder todas las hojas con excepción de las que se encuentran más cerca del ápice.

Consecuencias del estrés hídrico a lo largo de la vida de la planta:

  • Disminuye la velocidad de germinación
  • Disminución del crecimiento del embrión
  • Disminución del volumen celular
  • Disminución de la producción de área foliar
  • Alargamiento inicial de las raíces (tras el alargamiento inicial, si no encuentra agua, las raíces se atrofian)
  • Reducción de la actividad fotosintética
  • Cierre de los estomas
  • Reducción de la pérdida de agua (disminución de transpiración)
  • Espesamiento de la cutícula
  • Hojas verde oscuro
  • Senescencia y abscisión foliar
  • Disminución de la fertilidad
  • Disminución del crecimiento de la planta

Gran parte de los puntos mencionados anteriormente corresponden a formas encontradas por las plantas para hacer frente (soportando o evitando) el estrés hídrico causado muchas veces por la disminución del abastecimiento de agua a la planta, es decir, el estrés hídrico se debe mayoritariamente a la deficiencia hídrica sea por ausencia del agua o por la incapacidad de la planta en absorber el agua disponible.

Algunas hormonas vegetales pueden disminuir el efecto causado por el estrés hídrico durante la germinación de las semillas, una de esas hormonas es, por ejemplo, la giberelina, sin embargo, sólo posee ese efecto hasta un determinado valor de concentración de agua, tras el cual deja de producir efecto. La variación del tamaño de la planta (la planta puede crecer poco), así como de su área foliar (disminuir el número de hojas o encogerlas) puede ser encarado como un mecanismo para la supervivencia del individuo, puesto que éste concentra todos sus recursos en la búsqueda de agua, aumentando el área de la raíz y disminuyendo lo que no es extremamente necesario.

Las alteraciones en la planta debido a la ocurrencia del estrés hídrico pueden ocurrir apenas si la intensidad y la duración del mismo fuera larga, o si la planta fuera muy sensible a ese estrés.

El estudio del estrés hídrico y de sus consecuencias, para las plantas y su desarrollo, es de gran importancia para la creación de cultivos agrícolas más resistentes y que permitan la producción de alimentos.

Palabras clave:

  • Absorción radicular
  • Transpiración
  • Fertilidad vegetal
  • Estomas
640 Visualizações 1 Total

References:

640 Visualizações

A Knoow é uma enciclopédia colaborativa e em permamente adaptação e melhoria. Se detetou alguma falha em algum dos nossos verbetes, pedimos que nos informe para o mail geral@knoow.net para que possamos verificar. Ajude-nos a melhorar.